viernes, 18 de febrero de 2011

El hombre de mi vida





Cuando mis papás eran jóvenes y alocados, mi viejo decidió pelear por una Argentina mejor.. (historia que quizás cuente algún día). En aquellos años, reclamar derechos básicos como el voto, eran reprimidos y de manera funesta, por lo que Chiche (así le decían a mi progenitor) un día agarró algunas ropas, se tiñó el pelo para poder pasar por la aduana y partió rumbo a Venezuela. Dos años más tarde se le sumaron Dora (mi mamá) y los dos retoños que tenían hasta el momento: Mary y Kuky. La familia en Argentina extrañaba horrores, pero no podían viajar. A principios del ´80 llamaron por teléfono anunciando: se viene una venezolanita.. Ahí nomás Saverio, mi abuelo, no dudó y como pudo compró dos pasajes de avión, agarró a mi abuela Carmen de un brazo y se fueron a verme crecer en la panza.


Desde el momento cero, Saverio hizo todo, todo para estar al lado mio.


Si no les queda claro, el Hombre de MI VIDA es mi abuelo.


Nació por el 1908, casi que nació con el siglo. Peronista, pero de Perón y mas que de Perón de Eva. Bostero. Buena gente, mas que cualquier otra gente.


Argentino, aunque no hablaba el español, porque a sus tres meses rumbeó a Italia, donde se crió. Pescador de oficio: según él, en Italia los pescados eran mas grandes y tenían mas escamas. La fruta era una locura y siempre contaba que cuando se vino, a sus 20 años para el nuevo mundo, desde la mitad del océano sentía el olor de las sandías... y lo decía convencido.


Dejó en Calabria una esposa y un hijo. Huyó lo mas lejos que pudo de su suegro y cuñados.


Y finalmente, sin saber leer ni escribir, terminó trabajando en el puerto de Buenos Aires. De sol a sol, para mantener a la nueva familia (Si! Era bígamo!) Su esposa María y los 4 hijos que se echó... entre ellos mi papá.


A mi año, tuvo que volverse entre lágrimas de Venezuala hacia Argentina. Al año siguiente y con la llegada de la democracia, mi familia se volvía con un integrante más: yo.


Mi abuelo me esperaba, y de ahí en más fue mi amor. Todos los fines de semana en su casa, compartiendo Italiánisima, Luciano Pavarotti, discutiendo un poco de fútbol..  (Si algo no me pudo traspasar fue su pasión por Boca). Miraba atento en canal 2 a las chicas que bailaban cumbias en paños menores y todas las novelas de la tarde, tarde noche y el horario que fuera (pasión que tampoco logró heredarme). Eso sí, me traspasó el placer de comer, y de comer rico. Mi abuelo, a los 80 años, el 23/12 se levantaba 6.30 de la mañana a preparar el matambre navideño que nunca nadie supo hacer como él.


Panza gigante, ni un solo diente, boina y bastón + su entreverado cocoliche lo distinguieron del resto. Su pelada brillosa. Su lupa gigante... sí, el abuelo ávido de conocer noticias de la guerra en Europa y gracias a los titulares del diario, solito aprendió a leer.


La persona mas honesta que jamás conocí en la vida. Poco cariñoso. Las expresiones de amor escasas, pero justas. Autodidacta, burrero, prodero y depués le dio al Quini.


Laburante a la máxima expresión, se jubiló y el Estado le durmió la plata.. peleó hasta sus 99 años por ganar un juicio con el que salvaría a su nietos de por vida.


A sus 91 años, se apareció en lo de mi viejo con toda su ropa: se separaba. ¿¿Por qué?? ¿¿A esa edad?? Simple: ya no era "potente" y asumía que su mujer, con lo bella que era, tendría que buscarse un amante mas joven. Su mujer, mi abuela de 85 años... UN ROMÁNTICO ENAMORADO


Desde ahí la lucha: abuelo estás grande para viagra, abuelo la bomba de vacío es una mentira...


Tenía 94 años cuando se decidió contratar enfermeras que lo acompañen pero nos renunciaban por acoso sexual.


En ese entonces cometí un gran error: me casé. Contra todos los pronósticos, una semana antes de la fiesta hizo sacar sus dos mejores trajes para elegir el más adecuado. Y ahí estuvo, al lado mío. Hizo llorar a todos los invitados cuando se levantó, caminando muy despacio y me sacó a bailar el vals.


Se arrimaban sus 99 años, y lo único que no hacía solo era caminar, se ayudaba con su bastón al que ha dejado tirado por ir a atender un llamado de Italia del hijo que había quedado pero jamás había abandonado.


Cuando la fecha se aproximaba, planteó que quería festejarlo a lo grande y así lo hizo: él mismo organizó su fiesta. Con banda en vivo y todo, hasta las 4.30 de la mañana comiendo, tomando y festejando con la música.


Al tiempito se empezó a desinflar. Mi abuelo vivió su vida de la mejor manera, y de la mejor manera se fue. Se apagó de grande, de cansancio y sin sufrir.


El último domingo que lo vi, hacía un mes que ya no hablaba. Cuando dejé su habitación con mi hermana levantó la cabeza y nos dijo: son dos ángeles. Su última demostración de amor: tan justa, tan precisa.


Mi abuelo estuvo desde mi momento cero, me vio crecer más de cerca que casi nadie, me vio sufrir y en su momento mas duro, cuando perdió a su hijo, él me consolaba a mi.


No hay como describir su nobleza, su empuje, su entereza, su humanidad.


No lo recuerdo con tristeza, lo recuerdo con orgullo, con el orgullo de él y de mi misma... mejor no habría podido elegir al hombre de mi vida.




Y si creen que exagero, conózcanlo... pero antes sáquense el sombrero..




A él la vida le dio todo, y él le devolvió el doble..
Lo juro por mi pellejo, para mi Dios es mi abuelo
..

6 comentarios:

  1. es inevitable que se me caigan las lagrimas , cuando me contaste la historia el sabado me parecio puro amor ... Desde donde esta te cuida y por cierto eso de bigamo no me lo contaste .
    Mae lo que heredaste de tu abuelo es ser buena persona y eso es demasiado.

    ResponderEliminar
  2. Muy linda historia nena,las lagrimas q me caen son de felicidad por vos,por lo q disfrutaste al viejo (con todo el respeto q merece la palabra),q lo pario quien pudiera llegar a esa edad para disfrutar de la familia. Bueno nada mas,segui escribiendo gusta mucho lo q expresas y como lo haces.

    ResponderEliminar
  3. Los seres queridos nunca se van, tienen un lugar donde reposar para siempre y es en nuestro corazon.
    Me recordaste a mi abuelo, una bellisima historia que me enorgullece personalmente compartas con nosotros. Sencillamente emocionante

    ResponderEliminar
  4. Mae...hermosísimo lo q escribís, es imposible contener las lágrimas. Disfrutar a un abuelo como lo pudiste hacer vos, es lo más lindo q te pudo pasar y más xq se ve q el señor era un groso y un grande con todas las letras.
    T quedaron todas sus enseñanzas, vivencias y recuerdos y siempre está aunq no lo veas, cerquita tuyo.
    Besote nena,vos tb sos grosa

    ResponderEliminar
  5. HIJA DEL PUTO AZAR , LOCA DESCONOCIDA QUE TE METISTE EN MI DIVAGUE NOCTURNO DE CIRUJA POR LOS RESIDUOS CATARTICOS DEL DELIRIO AJENO ...DELIRIO ,DE LIRIOS , DEL IR Y O VENIR,LA PROPIA SOLEDAD EN LA QUE NO SE QUE BUSCO AL MISMO TIEMPO QUE HUYO DE EL Y RIO A VECES SIN SENTIDO HUNDIENDOME EN EL RIO COMUN DONDE NAVEGA LA FAUNA TAN EXTRAÑA QUE SOMOS LOS HUMANOS CON SUS FORMAS DIVERSAS DE FORJAR SU DESTINO DE ACUERDO A SU EXPERIENCIA TAN UNICA DISTINTA COMO ESTA TUYA CON LA QUE POR EL HABITO FELINO DE MI LIBIDO ANDO HURGUETEANDO EN LEJANOS UMBRALES DEL ESPIRITU Y DE REPENTE LE ATRAVEZASTE LA EMOCION A MI NADA

    ResponderEliminar

Podés expresarte libremente sobre esto en 5,4,3..

Ajam...

No esperes irte de acá con una sonrisa o con nuevos conocimientos. Esto es catarsis, es indirectas, es directas y es yo.




Gracias MX por ayudarme a expresar mejor la idea...