martes, 25 de septiembre de 2012

La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida


"La muerte y el amor tienen en común que te toman por sorpresa. Y nunca piden permiso."

Olga Ivanova, 2012 - Enamorada contemporánea.



Nunca parece buen momento para morirse ni para enamorarse, pero qué se le va a hacer. Son esas cosas que te pasan y no podés evitarlas. Porque a mi no me vengas a decir que podés manejar el amor, yo sé mejor que nadie que es mentira.
A mí muchas muertes me tomaron por sorpresa. Un día el amor se cansó de no ser nunca la estrella y entró en juego.
Les juro que yo no tenía idea, no me lo vi venir ni un poco.
Llegó un domingo como cualquier otro, mientras yo que había pasado de padecer mi soledad a disfrutar de mi soltería, me fui a comer un asado. La cosa es que me pasa a buscar este pibe. No se quién lo mandó en un momento tan inoportuno, con el terreno tan preparado. Yo tan segura de que el amor no existía, tan tranquila de que no era un motivo para preocuparme...
No me quiero ir del tema. La cosa es que me tocó timbre, era un amigo en común de algún amigo, y no lo había visto en mi puta vida. O miento, una vez me llevó por delante, pero ni lo miré. Para echar improperios, no hace falta ser un observador detallista. Y ahí estaba. Paradito en la puerta de mi casa, él que si me llevó por delante, obviamente NUNCA me había visto tampoco. A esta altura no tiene sentido mentir: me entró por los ojos. Ya habíamos hablado varias veces antes, así que medio que ya lo tenía metido por otros lados. Y entre que la carne es débil y el alma medio pelotuda... ahí estaba yo, viajando en su auto hacia un asado con amigos, pensando en que lo mejor hubiera sido fingir un desmayo y meterlo en mi casa.
Terminamos de comer, nos fuimos a que todos los comensales tomaran café mientras yo me dormía una siesta en el sillón del dueño de casa. Y nada che. Yo tenía un compromiso, al que mi chofer del mediodía se ofreció a llevarme en la tarde-noche y nada.
A los días, cenamos de nuevo, con un amigo en común. Y sin esperanzas de ningún tipo. Mirábamos una película en el sillón, cuando sentí su manito en mi hombro y a los minutos, su aliento muy cerca del mio. ¿Sexo? No, me arruga el amor. Dormimos abrazados. Y no me di cuenta que ese era el fin de mi vida tal y como la conocía hasta ese momento. Eso de no atender el teléfono, eso de no querer ver más de dos o tres veces a nadie, eso de no creer en nada, eso de ser "el karma del sexo masculino" (cómo me decía mi hermana) lo hice un bollito y me lo metí... en algún bolsillo. Horas de caminata de la mano, cada noche. Dormir mirando el teléfono. Dos semanas más tarde, pasamos un día y medio sin vernos. Cuando nos encontramos, corrimos a besarnos. Como en las novelas, pero como era "de enserio", no sabría decir si como dos pelotudos o como dos enamorados que no quieren reconocerlo. Al mes y medio, se quedó a dormir en mi casa, todavía no se fue (y mirá que pasaron meses y meses eh). Mientras escribo esto acá lo miro, él lee un libro sentado al lado mío. Y yo busco cómo hacer esta historia más larga. Pero no puedo, le tomó demasiado poco tiempo convertirse en el hombre de mi vida y cambiármela para siempre.
Pero el amor se quedó con las ganas de ser la estrella de esta historia, porque este hombre, es todo mi universo.


Entonces, la otra parte quiso contar cómo lo vivió él. Y vino el hombre de mi vida, del que les conté, y escribió esto.

"Y después de esa "noche mágica", en la que nos compartimos, en la que charlamos y tomamos. En la que no hubo sexo pero igual ahí con nosotros, por nosotros, estaba todo el amor del mundo, nos seguimos viendo, a escondidas, de la mano, entre los árboles, esperándonos en diferentes esquinas para aprovechar mas el tiempo. Paseos que compartimos con helados, con chocolates, con algo de tomar. Paseos en los que no nos podíamos, como ahora, sacar los ojos de encima del otro. Paseos perfectos, en los que el tiempo se detenia por y para nosotros. Paseos donde nuestras manos, nuestros ojos, donde nuestras almas bailaban el mejor de los bailes, porque es así, cuando hay amor, amor del de verdad, el mundo no existe, es solo de y para los amantes. NOSOTROS.
Y nos pasó que no nos vimos por tan solo un día y medio y cuando nos vimos corrimos hacia el otro, pero corrimos desesperados, no nos dijimos ni "hola", no hacia falta, nuestra sola presencia ahí, en esa calle con poca luz, en esa calle tan nuestra nos dimos ese beso que se dan en las películas, ese beso en el que le decís tan solo con los labios y las caricias, "no te vuelvas a ir por tantos días, no sabes todo lo que te extrañé, no sabes todo lo que me haces falta, quiero mi vida con vos, no me sueltes, abrazame, quedate conmigo". Todo eso y mas estaba en ese beso. Todo eso esta en cada beso que nos damos, cada vez que "chapamos" "porque si".
Porque yo asi la siento mía, y yo me siento de ella, para ella. Porque lo mas importante es verla sonreír. Que me regale esa sonrisa, esos ojos, esa expresión que solo ella me da.
El tiempo es nuestro, siempre lo fue y asi será. Porque ella es la mujer de mi vida."



Mariano.

No, no se lo pienso corregir en nada. Y me voy, a besarlo y a darle play al video, así bailamos un rato juntos.

15 comentarios:

  1. Te enamoraste de la persona correcta cuando sos correspondido. Así de fácil.
    ( http://bit.ly/SwFm8P)

    ResponderEliminar
  2. Hermoso relato, qué linda historia. Felicidades para ustedes!!

    ResponderEliminar
  3. Me encantan los dos! Que suerte tuvieron en encontrarse!! Los felicito de corazón, porque leerlos me hace tener un poquito de fe en que todavía me puede llegar y tocar timbre algún día de estos.

    ResponderEliminar
  4. Cerré la cuenta de twitter y por esas cosas del destino un angelito de ojos verdes se me cruzó en el camino y me ayudó a recuperarla. Dms, gtalk, WA. Nos fuimos encontrando cada vez por mas lados y cada vez mas seguido. No se como pero de golpe y sin darme cuenta, aun, la tenia adentro de mi corazón. Charla va, charla viene y de golpe el asado. Me acuerdo que me levanté ese domingo y lo primero que hice fue mirar la hora y pensar "uuuh se hizo medio tarde", pero no, los "implicados" estaban todos mas o menos en la misma. Arreglamos que la pasaba a buscar, y llegué, a donde sin saberlo iba a ser nuestra casa por un buen tiempo, a donde sin saberlo iba a comenzar la historia de amor de nuestras vidas, a donde sin saberlo iba a aparecer mi "milagro de ojos verdes". El amor de mi vida.
    Y toque timbre, y apareció desde ese pasillo oscuro, apareció la mujer mas hermosa que había visto en mi vida, abrió la puerta y nos dimos un abrazo, de esos que se dan dos personas que se quieren, que se andaban esperando. Subimos al auto y la miraba, me hablaba, me miraba, sonreía, brillaba on luz propia. Le pedí disculpas por haberla empujado, pero gracias a eso fue que comenzamos posteriormente a charlar.
    Era una tarde alucinante, de esas que no queres que se terminen. De esas que las horas vuelan. La lleve a su compromiso, sin importarme que iba a ver a un amigo. Mal pensado yo. Pero no me importaba, quería aprovechar hasta el último minuto de nuestra compania.
    Y arreglamos para cenar un miércoles. Esa noche fue una noche mágica. Mágica porque tiene su propio perfume, sus propios aromas, sensaciones. Mágica porque dos "desconocidos" comenzaban una historia de amor. Que sigue. Que continua. En la que el tiempo es NUESTRO. Solo nuestro. En la que en cada beso me hace acordar aquel primer beso. A esa noche mágica. Porque ella, es magia pura. Ella es puro amor, pura ternura.
    El amor es así, no pide permiso. El amor es algo que aparece en el momento menos pensado.
    Los milagros existen y yo me encontré con el mío, "mi milagros de ojos verdes".

    ResponderEliminar
  5. Buenísimo, me gustó mucho leerlo. Y me pone contento que pasen esas cosas.

    ResponderEliminar
  6. El poder del amor es mas fuerte de lo que todos pensamos.
    Los felicito y aprecio. (Aunque no me gusta mucho la palabra "aprecio", en este caso está bien utilizada)

    ResponderEliminar
  7. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  8. Dejen de tocarse, hay gente mirando. Por favor.

    ResponderEliminar
  9. Mae, Sillín,
    Hoy fui un poco más feliz al leer esta historia.

    Un abrazo,

    Mariano

    ResponderEliminar
  10. Bello chicos, los felicito! Se merecían tenerse el uno al otro. Gran abrazo

    ResponderEliminar
  11. Bello chicos! Los felicito, se merecían tenerse el uno al otro.

    ResponderEliminar
  12. Los quiero mucho, delen power, delen.

    ResponderEliminar

Podés expresarte libremente sobre esto en 5,4,3..

Ajam...

No esperes irte de acá con una sonrisa o con nuevos conocimientos. Esto es catarsis, es indirectas, es directas y es yo.




Gracias MX por ayudarme a expresar mejor la idea...