martes, 16 de agosto de 2011

Dora la Exploradora


"Hoy no puedo poner ninguna cita, porque nadie puede hablar de mi mamá como lo hago yo"

Mae




Tengo una relación muy particular con mi mamá. Debe ser quizás porque fue forjada de adulta, o porque me trajo al mundo pero tardamos unos cuantos años en que me pudiera contar como debía transitarlo desde su punto de vista.
Sí, mi mamá hizo la gran “voy a comprar puchos” cuando yo tenía 7 años, pero con la merienda. Debe ser por eso que no me gusta merendar.
Hasta los 7 se encargó de enseñarme cuatro cosas que nunca pude dejar de hacer: hablar, leer, escribir y tomar mate.
No me enoja que se fuera, me enojó en su momento que sus agumentos no me bastaran, pero sin embargo hice mi falta de comprensión a un lado. Y perdoné. Cosa que también aprendí de ella, pero por genética pura.
Creo que algo que me gusta de mi es eso de que si los muertos eran unos turros en vida, después de que se van para donde les toque, a mi me siguen pareciendo unos turros. Entonces elijo rescatar la parte buena mientras las personas están vivas, porque es cuando uno puede disfrutarlas. Para sacar el cuero, nos queda toda la eternidad de la auscencia.
Y bueno, entonces prefiero hablar de mi mamá ahora.
A los 16 reanudamos la relación, tras varios intentos frustrados. E igualmente le dije todas las barbaridades que se les puedan ocurrir hasta los 25, y de vez en cuando se las digo ahora, con 30.
Pero hoy algo me hizo un click: me acordé de esos años que no la tuve al lado y se me llenó la panza de angustia y me dí cuenta que un día, no la voy a tener más pero por tiempo indefinido. Y ahí, se me llenaron los ojos de lágrimas.
Mi mamá se equivocó, como todas las personas. Tuvo sus razones, las respeto a muerte. Pero también hizo cosas que nadie haría por mí, ni siquiera una madre.
Ella tiene el superpoder de llamarme las pocas veces que tengo sexo, y cortarme el polvo. Así como el de llamarme cuando estoy hecha polvo y levantarme.
Me ha dado los peores consejos de mi vida, y la libertad de no seguirlos.
Discutir con ella es la muerte: le pone una garra a no entender nada, que admiro, porque es la misma garra que le pone a sacar su vida adelante. Y no es fácil, empezando porque le toca lidiar con esta hija y después porque es la mina más laburante que vi en mi vida. Con sus 60 años sigue levantando pacientes. Con sus operaciones a cuestas, con sus achaques de la edad, y de los vicios.
Tantas veces le pondría un botón de mute, pero no quiero perderme ninguno de sus “te quiero”. Porque es una de las personas que con mas sinceridad me lo dice.
Hasta hace poco yo decía que ella nos quería muchísimo (a mí y amis hermanos), pero que no nos quería como se quiere a un hijo. Puta que estaba equivocada.
Me doy cuenta que me encuentro siempre en su mirada, y eso es porque aunque yo me lo haya negado mucho tiempo, soy sus ojos. Y ella, es los míos.
Tiene una torpeza infinita. De esa que a los 17 me enfermaba la cabeza, a los 25 me daba risa y hoy me da mucha ternura.
Canta hermoso, aunque ella diga que por su “problemita de salud” ya no le sale. Mentira, canta unos tangos que hasta un wachiturro lloraría de emoción escuchándola.
Es linda: es una rubia con unos ojos verdes, que te sacan cualquier dolor, con un brillo que te puede llenar la cara de una sonrisa inmediata.
La miro, así toda hinchapelotas como es y no puedo dejar de tener ganas de que sea eterna. Y de un día poder ser la mamá que ella es hoy conmigo.
No estuvo unos años largos, pero me dio unos hermanos que me cuidaron como oro, y calculo que algo de eso, se los debe haber enseñado ella.
Cada día que pasa estoy mucho mas cerca de no poder abrazarla todo lo que quiero, y todo lo que mi orgullo a veces tampoco me deja. Y recién ahora caigo en la cuenta.
Y la miro sonreir, con esa sonrisa que le pone al mundo de fachada porque en realidad con lo mucho que le cuesta respirar, no sé como carajo le sale.
Hoy les quería contar eso, que mi mamá es una persona, con todos los errores que ello implica y con los aprendizajes que deja. Debe ser por eso último que la mayor parte de las veces tiende a ser perfecta.
Y sí, yo soy hija como todos: de las que no quieren atender el teléfono, de las que se cansan, de las que contestan como el culo. Pero también de esas que el día en que no pueda darle un abrazo, se me va a haber ido un pedazo del alma.
De esas que está orgullosa, y no puede dejar de agradecerle que me haya dado esta vida, y no hablo de parirme: hablo de la que me tocó llevar, la que me hace ser esto que soy. 
Y acá dejo de escribir, primero porque lloro y después, porque la tengo en el teléfono contándome un chiste del que seguro se va a olvidar el final, así que en un rato me vuelve a llamar y lo termina.
Y la sigo atendiendo, aunque me sepa el final del chiste, porque esa charla termina seguro con uno de sus "te amo tururita" que me dan nafta para seguir hasta que la pueda abrazar de nuevo. (Aunque ella ni siquiera sepa).



y yo la quiero porque es así y como es...



21 comentarios:

  1. Estoy llorando en el trabajo, con ganas de abrazar a mi vieja.

    ResponderEliminar
  2. Me siento muy identificación con esa parte de la relación madre- hija conflictiva, aunque por diferentes motivos. Pero finalmente, uno es carne de esa carne y tiene por un lado, la vida adquirida, y por el otro la vida heredada. Un vínculo indisoluble y eterno.
    Pero no hay al menos para mí, añun hoy, con 34 años lugar que sea más mio y màs perfecto, que los brazos de mamá cuando la necesito.

    ResponderEliminar
  3. Vení, mamita, que te consuelo.

    ResponderEliminar
  4. Podría escribirte un comentario largo hablándote de la relación madre- hija y de lo bonito que es lo que escribiste.
    Pero no puedo, aunque el texto es hermoso.

    Abrazala fuerte, casi hasta que duela.

    ResponderEliminar
  5. La verdad. Es genial que hayas escrito esto. Yo, tengo 19 años, mi vieja 40 y tantos... Y ME LLEVO A LAS PATADAS LIMPIAS! La verdad, casi no podemos convivir, pero la AMO con todo mi ser... Y sin ella, no sería nada, no sabría que hacer de mi vida y me acabas de plantear algo, que yo no me habia planteado, que hoy no la abrazo porque no quiero, porque soy orgullosa y porque me duele, incluso. Pero algún día, no la voy a poder abrazar, porque no va a estar, y ese dia me voy a arrepentir. Me gustó y me hizo conmover! Creo que me voy a ir a acurrucar con mi mamá ahora que puedo! Un beso

    ResponderEliminar
  6. amiguita tuitera,abrazala y decile cuanto la amas todas las veces que puedas. si se te ocurre en un momento decirle mami te amo y no esta con vos, llamala por telefono y deciselo. no sabes cuanto se extrañan cuando una no las tiene mas, igual que a los papas. los papas son los unicos que nos aman incondicionalmente y nos perdonan todas las macanas. por eso los homenajes-decirle que la amas, besarla, abrazarla-hacecelos en vida. despues de muertos no vale de nada. un cariño y seguire leyendo tus proximos blogs

    ResponderEliminar
  7. Es bellísimo tu texto, el amor cuando es puro se refleja y brilla. No quiero agregar comentarios extensos, me llevo sensaciones y por eso se agradece. Beso

    ResponderEliminar
  8. Te leo siempre, pero no comento. Ésta vez me tocaste el punto débil y estoy moqueando (un poco más, xq estoy engripado). Describiste cosas que siento y no sabia cómo decirlas. Te veo prontito. ;)

    ResponderEliminar
  9. Yo creí que mis viejos se habían equivocado tanto y que yo haría las cosas de otra manera... y ahora que soy papá me doy cuenta que repito un montón de sus cosas...

    ResponderEliminar
  10. Es extraño como funcionan estas cosas. A veces injusto.
    Seas una madre abandónica con o sin motivos, o una madre de entrega absoluta que cumple los dos roles mama/papa, tu hijo/hija siempre te va a querer, va a estar, y siempre tendra un reclamo o factura que pasar.
    Será que cada uno entrega "lo que puede", lo que debe o simplemente lo que considera suficiente?
    Debe ser eso que llaman sentimientos la variable no controlable de cualquier logica
    Abrazos a todos. Muy bueno Mae

    ResponderEliminar
  11. Es una genia Dorita, porque es Mami.Porque te trajo al mundo.
    Es genia porque es Amor, Com mi vieja, hincha huevos y dulces como ellas, unicas e irrepetibles.
    Abrazos no se gastan asique tenes con que llenarle el alma.
    Te quiero mucho mucho.
    Giselle.
    <3

    ResponderEliminar
  12. grosa. nada menos.
    @gabovulpara

    ResponderEliminar
  13. Qué lindo. Esos son los amores que valen ¿no? en los que ya te has dado cuenta que después de todo, se siguen amando con el alma. Los que no han estado prueba, no tienen el poder de convencer con un te amo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Cuanto sentimiento puro,turro,egoista y hermoso,me encanta,refleja que somos asi humanos equivocados tratando de enmendar cagadas por toneladas.Me ENCANTO!! sos Grosa....
    @manuelbakman

    ResponderEliminar
  15. llegue de casualidad acá y la verdad que el relato me sacó una gran sonrisa!!
    Que lindo es poder plasmar los sentimientos en palabras, te felicito! y dale todo el amor que tenes!!

    ResponderEliminar
  16. Sorprenden algunas frases... transmiten al lector toda la carga afectiva que entra por los ojos y explota en el alma....
    Quiero más !!!
    @patadelana1

    ResponderEliminar
  17. Uy que buen texto,emociona, es increíble como llega cuando sale del corazón y es increíble tener que leerlo de otra persona para darte cuenta de algunas cosas que no te pones a pensar y que te pasan y son muy fuertes. Excelente síntesis de lo que es una madre, para cualquiera que lo lea.

    ResponderEliminar
  18. Impresionante, gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  19. Gracias, estoy llena de lágrimas pero con unas ganas de abrazar a mi mamá...
    Y a vos también te abrazo.

    ResponderEliminar

Podés expresarte libremente sobre esto en 5,4,3..

Ajam...

No esperes irte de acá con una sonrisa o con nuevos conocimientos. Esto es catarsis, es indirectas, es directas y es yo.




Gracias MX por ayudarme a expresar mejor la idea...